Brain Trip: Un viaje al surrealismo a través de ondas cerebrales.

Se trata de una instalación interactiva en el Museo Central de Utrecht, Holanda; la cual permite al visitante experimentar realmente el surrealismo de una manera innovadora a través de la tecnología.

Al Museo Central de Utrecht, le gusta la idea de dar una experiencia extra con la exposición de mundos surrealistas, por lo que con esta intención, además de visitar la exposición; el museo le ofrece la oportunidad a los visitantes de experimentar el surrealismo mismo. Para ello la agencia interactiva Rhinofly, ha desarrollado la instalación Brian Trip; una instalación interactiva que permite al espectador experimentar el surrealismo de una manera innovadora a través de sus ondas cerebrales.

El surrealismo es bastante raro a veces. Nuestro subconsciente mismo, hará todo lo posible para aferrarse a la realidad, por lo que para experimentar el surrealismo, tenemos que dejar de lado nuestra realidad y relajarnos. Mediante un una conexion a la instalacion, un lector cerebral escanea nuestro cerebro y mide si uno está enfocado o relajado. Este estado de ánimo influye en su expedición de descubrimiento en el mundo surrealista.

El lector cerebral implementado utiliza EEG (electroencefalografía: que es una exploración neurofisiológica que se basa en el registro de la actividad bioeléctrica), en otras palabras; se trata de un escáner que mide la actividad eléctrica en nuestro cerebro. Con base en esto, el escáner mide que tanto la persona está relajada o concentrada, y cada cuando parpadea o cierra los ojos. Estos tres estados del cerebro, serán utilizados como herramientas de la expedición en el mundo surrealista.

Cuando nos colocamos el escáner y comenzamos el viaje, este empieza en la realidad, donde todo sigue siendo sencillo y fácil de entender. Muy pronto, el mundo surrealista se manifiesta. Si la experiencia es más de lo que uno puede tomar, tan solo concentrándonos podemos volver a la realidad y retroceder en el tiempo. Si todavía lo que experimentamos es demasiado difícil de controlar, se puede parpadea tres veces, y con ello podremos dar un salto atrás en el tiempo. Pero en un cierto punto, no hay vuelta atrás. Nuestro cerebro está agotado y lo único que podemos hacer es rendirnos al mundo surrealista. Al finalizar, se hará un único reporte de viaje sobre nuestra experiencia en Brian Trip, en él se puede ver cómo nuestros hemisferios cerebrales experimentaron la expedición. Como complemento, esta vivencia y sus resultados, pueden ser compartidos en las redes sociales con nuestros contactos.

Cabe mencionar que la lectura de la actividad cerebral fue formalmente reservada sólo para los expertos médicos. Con el crecimiento de las nuevas tecnologías de Interfaz Cerebro – Computadora (BCI), esta información se ha convertido en accesible. De esta manera, el cerebro es el siguiente paso en la interactividad. El uso de la tecnología de lectura cerebral, es también la traducción conceptual del hecho de que el surrealismo está intrínsecamente ligado al subconsciente. Los surrealistas encontraron, que la realidad no es un hecho objetivo y racional; todo se trata sobre cómo uno lo experimenta.

 

Leave a Comment